Oraciones del Rey Jesús de todos los Pueblos Devotion

Historia:

Esta maravillosa devoción se deriva de la Sagrada Escritura y de las revelaciones que recibieron dos mujeres estadounidenses entre 1988 y 1992 que con humildad desean permanecer en el anonimato. Esta devoción ha recibido el Nihil Obstat de la Iglesia Católica, la cual declara que está libre de error doctrinal y moral.

Jesús le dijo a su sierva:

"He llegado a confiar a ti un mensaje de gran importancia para el mundo. Te digo que vienen días en que la humanidad clamará a mi misericordia. Te digo, hija mía, sólo una cosa se da como un remedio. Yo mismo soy ese remedio. Dejen que las almas me den devoción a mí a través de mi Santísima Madre, quien mediará ante mí en su nombre, como "Rey de todas las Naciones". Esta devoción a mí como “Jesús Rey de todas las Naciones” es para ser una devoción acompañante a la de mi Misericordia como se la di a mi amada hija, Faustina, y a la de mi Sagrado Corazón como se la di a mi amada hija, Margarita María."

Las promesas a los que abrazan esta devoción son la gracia de la perseverancia final, la paz en los corazones y hogares, sanaciones, un poder especial en los Corazones (Sagrado Corazón de Jesús e Inmaculado Corazón de María), los dones del Espíritu Santo, la protección en tiempos de riesgo y peligro y la mitigación de la severidad de los castigos.

La Coronilla de la Unidad consiste en una serie de oraciones recitadas con una camándula común de cinco decenas.

Jesús prometió que Él concedería sanaciones espirituales, físicas, emocionales y psicológicas a los que recen esta oración si fuera beneficioso para su salvación.

Esta Coronilla también puede rezarse en forma de Novena, 9 veces seguidas una inmediatamente después de otra, una cada hora, o una diaria durante 9 días.

 
   CORONILLA DE LA UNIDAD DE JESÚS REY DE TODAS LAS NACIONES

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Desde la primera a la quinta decena

En las cuentas del Padre nuestro:

Dios nuestro, Padre Celestial, a través de tu Hijo Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, Víctima, Verdadero Profeta y Rey Soberano, derrama el poder de tu Espíritu Santo sobre nosotros y abre nuestros corazones.

En tu gran misericordia, a través de la mediación maternal de la Santísima Virgen María, nuestra Reina, perdona nuestros pecados, sana nuestras heridas y renueva nuestros corazones en la fe, la paz, el amor y la alegría de tu Reino, para que podamos ser uno en ti.

 

En las diez cuentas del Ave María:

En tu gran misericordia, perdona nuestros pecados, sana nuestras heridas y renueva nuestros corazones para que seamos uno en ti.

En las últimas cinco cuentas

En la primera cuenta

Dios nuestro, Padre Celestial, a través de tu Hijo Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, Víctima, Verdadero Profeta y Rey Soberano, derrama el poder de tu Espíritu Santo sobre nosotros y abre nuestros corazones.

En tu gran misericordia, a través de la mediación maternal de la Santísima Virgen María, nuestra Reina, perdona nuestros pecados, sana nuestras heridas y renueva nuestros corazones en la fe, la paz, el amor y la alegría de tu Reino, para que podamos ser uno en ti.

 

En cada una de las tres cuentas siguientes

En tu gran misericordia, perdona nuestros pecados, sana nuestras heridas y renueva nuestros corazones para que seamos uno en ti.

 

En la última cuenta

Dios nuestro, Padre Celestial, a través de tu Hijo Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, Víctima, Verdadero Profeta y Rey Soberano, derrama el poder de tu Espíritu Santo sobre nosotros y abre nuestros corazones.

En tu gran misericordia, a través de la mediación maternal de la Santísima Virgen María, nuestra Reina, perdona nuestros pecados, sana nuestras heridas y renueva nuestros corazones en la fe, la paz, el amor y la alegría de tu Reino, para que podamos ser uno en ti.

Oración final (En el crucifijo)

Escucha, ¡Oh Israel! El Señor nuestro Dios es un Dios.

¡Oh Jesús!, Rey de Todas las Naciones, que se pueda reconocer tu reinado en la tierra.

María, nuestra Madre y Mediadora de todas las Gracias, ruega e intercede por nosotros tus hijos.

San Miguel, Gran Príncipe y Guardián de su pueblo, ven con los Santos Ángeles y Santos y protéjannos. Amén.

LA CORONILLA DE LA UNIDAD

La Coronilla de la Unidad consiste en una serie de oraciones recitadas con una camándula común de cinco decenas.

Jesús dijo: “Prometo darles esta Coronilla de la Unidad gran poder sobre la Santa Llaga de mi Corazón cuando oren con fe y confianza para sanar las desigualdades de mi pueblo vivo…” (Apunte 47).

Las intenciones diarias para la Coronilla de la Unidad dada por nuestro Señor, están justamente más abajo de la Coronilla de la Unidad.

Recite en las cuentas grandes antes de cada una de las cinco decenas

Dios nuestro, Padre Celestial, a través de tu Hijo Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, Víctima, Verdadero Profeta y Rey Soberano, derrama el poder de tu Espíritu Santo sobre nosotros y abre nuestros corazones.

En tu gran misericordia, a través de la mediación maternal de la Santísima Virgen María, nuestra Reina, perdona nuestros pecados, sana nuestras heridas y renueva nuestros corazones en la fe, la paz, el amor y la alegría de tu Reino, para que podamos ser uno en ti.

Recitar en las diez cuentas pequeñas de cada una de las decenas

En tu gran misericordia, perdona nuestros pecados, sana nuestras heridas y renueva nuestros corazones para que seamos uno en ti.

Concluir la Coronilla con las siguientes oraciones:

Escucha, ¡Oh Israel! El Señor nuestro Dios es un Dios.

¡Oh Jesús!, Rey de Todas las Naciones, que se pueda reconocer tu reinado en la tierra.

María, nuestra Madre y Mediadora de todas las Gracias, ruega e intercede por nosotros tus hijos.

San Miguel, Gran Príncipe y Guardián de su pueblo, ven con los Santos Ángeles y Santos y protéjannos. Amén.

Lean aquí cómo pueden obtener la historia completa de Jesús Rey de Todas las naciones, su medalla y todos sus mensajes, oraciones y promesas, incluyendo la Novena a él, su Novena de Comuniones, la Coronilla de la Unidad, sus Letanías y la Consagración a María; Mediadora de Toda Gracia.

http://jkmi.w.siefusion.net/jesus-king-of-all-nations-1/the-journal-of-secretary

Lean aquí cómo pueden obtener el folleto Una Hora de Oración por la Vida, Paz y Protección con Jesús Rey de Todas las Naciones.

http://jkmi.w.siefusion.net/jesus-king-of-all-nations-1/an-hour-of-prayer-for-life.peace-and-protection-with-jesus-king-of-all-nations

Jesús dijo: “Sí, en esta devoción a mí como Jesús Rey de Todas las Naciones, supliquen a mi Majestuoso Corazón con la Oración de esta Coronilla de la Unidad que Yo mismo, su Soberano Señor Jesucristo, les he dado. Recen y pidan por la integridad espiritual y la sanación de sus propias almas, por la unión de su propia voluntad con la voluntad de Dios, por la sanación de sus familias, amigos, enemigos, parienetes, órdenes religiosas, comunidades, países, naciones, el mundo y la unidad dentro de mi Iglesia bajo el Santo Padre.

Yo concederé muchas sanaciones espirituales, físicas, emocionales y psicológicas a los que recen esta oración si es beneficiosa para su salvación de acuerdo a mi Santa Voluntad. Unidad y unidad en Espíritu fue mi popia oración por toda la humanidad y mi Iglesia como mi propio y último testamento antes de entregar mi Vida como Salvador de toda la humanidad. Así como Yo Soy uno con mi Padre y el Espíritu Santo, mi Voluntad es que toda la humanidad sea una en mí, de manera que sea una Fe, un Rebaño y un Pastor que estarán juntos reunidos bajo mi Soberano Reino como Señor”.

“Yo, Jesús, Hijo de Dios Altísimo… prometo sostener a las almas que recen mi Coronilla de la Unidad el Cetro de mi Reino y concederles misericordia, perdón y prtoección en los tiempos de tormentas y plagas. Extiendo esta promesa no sólo a ustedes mismos sino tambén por aquellos por quienes recen. Yo protegeré estas almas contra todo daño o peligro espiritual o físico, sea a su alma, mente o cuerpo y las cubriré con mi propio Manto de Majestuosa Misericordia”.

La Coronilla de la Unidad también puede rezarse como una Novena, 9 veces seguidas.

Puede hacerse una inmediatamente después de otra, una cada hora, o una diaria. Jesús dijo: “Háganme una Novena con la Coronilla de la Unidad y responderé poderosa y convenientemente sus oraciones de acuerdo con mi Soberana y Santísima Voluntad”.

Nuestro Señor: Mi hija, como mi Santísima Iglesia entre al mes dedicado a María, mi Santa Madre, Vendré de nuevo para enseñarles siete intenciones, una para cada día de la semana, por la cuales les pido que ofrezcan mi Coronilla de la Unidad. Después de hacer la intención general, les he enseñañado que deben añadir la intención particular que estoy próximo a darles.

Jesús respeta nuestro libre albedrío y deja, a nosotros, la elección de aceptar o rechazar ambos, su reprensión y el don de su devoción. En su mensaje del 6 de junio de 2011 dijo:

“Abracen mi Devoción de Jesús Rey de Todas las Naciones  porque ésta es una Gran Misericordia dad por Dios para estos, los tiempos más peligrosos. Contenido dentro de ésta están los tesoros de todas las formas de gracia dadas a través de la mediación de mi Inmaculada Madre. Gracia de perdón, sanación y renovación de mentes y corazones. ¿Por qué mi pueblo no está aprovechando este don mío?

Permítanse hacer esto Permitan que mi Don sea aceptado con fe y gran confianza en mi Majestuosa Misericordia y Divina Generosidad. ¿Dónde está tu fe ¡Oh mi pueblo!?

La decisión es suya. Los dejo libres para aceptar o rechazar ambas, mi reprensión y mi don.” (Apuntes 376 al 379)

Jesús, luego, reveló la Oración de Consagración a María, Mediadora de Toda Gracia:

 ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A MARÍA, MEDIADORA DE TODA GRACIA

¡Oh María!, Santísima e Inmaculada Madre de Dios, de Jesús, nuestra Víctima-Sumo Sacerdote, Verdadero Profeta y Rey Soberano, vengo a ti como la Mediadora de Toda Gracia, porque eso es lo que realmente eres.

¡Oh Fuente de Toda Gracia! ¡Oh la más bella de las rosas! ¡El Manantial más puro! Impoluto canal de Toda la Gracia de Dios!

Recíbeme, Santísima Madre. Me presento yo mismo (a) y cada una de mis necesidades a la Santísima Trinidad! Que habiendo sido hecho puro y Santo en su vista a través de tus manos, puedan volver a mí, a través de ti, como gracia y bendición.

Me entrego y me consagro a ti, María, Mediadora de Toda Gracia, que Jesús, nuestro único mediador verdadero, que es el Rey de Todas las Naciones, pueda reinar en cada corazón. Amén.

NOVENA CON LA CORONILLA DE LA UNIDAD

DEJ ESÚS REY DE TODAS LAS NACIONES

Empezamos, mi pequeña, con el Domingo

En este día dedicado al Señor, su Dios, les pido que recen por mi Santa Iglesia sobre la tierra, la Iglesia Militante y en particular por mi Vicario, el Papa, todos los cardenales, obispos y sacerdotes, que junto con los fieles sean uno en mí como Yo Soy uno con el Padre y el Espíritu Santo.

“Yo estoy en mi Padre y ustedesestán en mí y Yo en ustedes” (Juan 14:20).Mi esposa la Iglesia está herida por los muchos pecados de desunión procedentes del orgullo, deseos de la carne y un gran lack de caridad.

"Estoy en mi Padre y ustedes están en mí y yo en ustedes." (Juan 14:20) Mi esposa, la Iglesia está herida por los muchos pecados de desunión derivados de orgullo, deseos egoístas y una gran falta de caridad. El enemigo pretende destruir a mi Novia Impecable nuevamente. Él no prevalecerá. Recen fervientemente mi Rosario por esta intención los domingos. Cada Coronilla que me ofrezcan en este día es para este propósito. "Él me enseñó y me dijo:" Deja que tu corazón retenga mis palabras: "(Proverbios 4:4).

El lunes, mi pequeña, deseo que reces mi Coronilla de la Unidad por las pobres almas del Purgatorio, la Iglesia Sufriente. Recen por su decanso y liberación, que pronto puedan entrar en mi reino y reinar eternamente conmigo. "Déjanos entrar en tu morada, déjanos honrarte en tu trono". (Salmo 15,17). Muéstrenles gran caridad porque ellos dependen de sus oraciones.

El martes, mi niña, vas a ofrecer mi Coronilla por los que promueven mi devoción como Jesús, Rey de Todas las Naciones. Estas almas son las más especiales a mi vista y a ellas les daré a conocer los secretos de mi amor en una manera especial en el Cielo. Compartirán íntimamente en la gloria de mi reinado. La alegría será suya en la medida en que son testigos de la sujeción de todos mis enemigos. Ellas reinarán conmigo, su Rey y Señor, para siempre. "Levántate en esplendor! Ha venido tu luz, la gloria del Señor brilla sobre ti." (Isaías 60: 1) Regresaré. Mi bendición a ti y a aquellos que amas."

El miércoles mi niña, forman la intención de rogar por mi Majestuosa Misericordia por todos los afligidos en estos últimos días con la desesperanza. Estas almas son superadas en la mente, cuerpo y alma por la oscuridad que actualmente envuelve al mundo. La oscuridad del pecado hunde a las Naciones. El materialismo y el egoísmo ensordecen las almas a mi Voz y ciegan sus ojos a ver la luz de la verdad. Yo Soy la verdad! Yo Soy la Luz! Yo Soy el Camino para todas las almas, para que todas las Naciones lo sigan. Recen para que este gran número de almas no pueda ceder a la tentación de la desesperación.

El jueves, mi pequeña, ofrece mi Coronilla de la Unidad por una mayor devoción a mí, el Rey de Todas las Naciones, en la Santa Eucaristía. La luz que ilumina el mundo de las almas, que alumbra a las Naciones, que se derrama públicamente de la Santa Eucaristía. Estoy entre ustedes! Soy yo! Este soy Yo! Vengan a mí. Este es el día en el que instituí el Sacramento de la Santa Eucaristía. Recen por las almas que me adorarán en este Excelentísimo Sacramento. Donde hay adoración de mi Presencia Real, abundan las gracias! "Porque así me dice el Señor: Tranquilamente miraré desde donde yo habito, como el calor radiante del sol, como una nube de rocío en época de cosecha." (Isaías 18:4). Ámenme en mi Sacramento de amor!

El viernes, mi niña, ofrece mi Coronilla de la Unidad por un verdadero arrepentimiento de los pecados en todas las almas. Dejen que las almas busquen y obtengan mi Gran Misericordia mediante el perdón de sus pecados en el Santo Sacramento de la Confesión. "Los que están sanos no necesitan un médico, pero los enfermos sí. No vine a llamar a los justos, sino a los pecadores." (Marcos 2:17). Este es el día en el que di mi vida por la salvación de todos. Que mi Pasión y Muerte no sean más en vano para un número de almas. ¡He aquí! El Rey de la Gloria, colgando en una cruz! Toda su divina belleza está desfigurada, escondida. Todo por amor a ustedes, hijos míos.

Finalmente, pequeña, ofrece mi Coronilla de la Unidad, los sábados, por la proclamación del dogma de María, Mediadora de Todas las Gracias y Corredentora. Mi Santa madre recibirá el honor de mi iglesia. Esta es mi voluntad. Así debe ser. "Estas cosas se registran en la crónica de su pontificado," (1 Macabeos 16: 24).

Este dogma va a ser una gran luz para las Naciones y el comienzo de la Era de Paz. El enemigo está furioso ante la perspectiva de este dogma y luchando ferozmente para evitarlo. Legiones de demonios han sido asignadas a la tarea de destruir esta obra, por lo mucho que temen a María, la Mujer del Apocalipsis. Las puertas del infierno no prevalecerán contra mi Santa voluntad. Amén, amén, así lo digo, así será. Porque Yo Soy, el Eterno uno, el Único, el Señor de todo." "Lucharán con el Cordero, pero el Cordero los conquistará, porque el Señor de señores y Rey de reyes y los que con él son llamados, elegidos y fieles". (Apocalipsis 17:14). Mi bendición a ti".

Nota del editor: Estas son las intenciones generales y no reemplazan las intenciones personales e individuales que tienen dentro de su corazón por las cuales ofrecerían la Coronilla. Nuestro Señor derrama tremendas gracias con el poder de su Espíritu Santo mediante la Coronilla de la Unidad.

Por favor note en la intención de los viernes que nuestro Señor ha añadido una referencia al Sacramento de la Confesion con una conformación de la Escritura.

LA NOVENA EN HONOR A JESÚS COMO VERDADERO REY

Esta sencilla Novena simple es uno de los regalos más generoso de nuestro Señor. Jesús le dio estas promesas extraordinarias a su siervo:

Mi pequeñito, cada vez que dices las oraciones te he enseñado con respecto a mi imagen como 'Jesús, Rey de todas las Naciones', te prometo que Yo convertiré diez pecadores, traeré diez almas a la Única Fe Verdadera, liberaré diez almas del Purgatorio y seré menos severo en mi Juicio a tu nación, los Estados Unidos de América.

Mi pequeñito, esto aplica no sólo a tu nación, sino también a todas las demás naciones. Mi niño, cada vez que dices estas oraciones, Yo mitigaré la severidad de los castigos sobre tu país." (Apunte 41).

La Novena consiste en rezar una vez al día durante un período de nueve días un conjunto conformado por un Padre nuestro, un Ave María y un Gloria, recitados junto con la siguiente oración de la Novena:

Oración de la Novena

¡Oh Señor!, Dios nuestro, solo tú eres el Santísimo Rey y Gobernante de todas las Naciones. Te rogamos, Señor, con la gran esperanza de recibir de ti, ¡Oh Rey Divino!, misericordia, paz, justicia y todas las cosas buenas. 

Protege, ¡Oh Señor Rey nuestro!, a nuestras familias y la tierra de nuestro nacimiento. Vigílanos, te pedimos, a ti el más fiel. Protégenos de nuestros enemigos y de tu justo juicio.

Perdónanos, ¡Oh Soberano Rey!, nuestros pecados contra ti. Jesús, tú eres un Rey de Misericordia. Hemos merecido tu justo juicio. Ten piedad de nosotros, Señor y perdónanos. Confiamos en tu Gran Misericordia.

¡Oh el más imponente Rey!, nos arrodillamos ante ti y te rogamos; que tu Reinado, tu Reino, pueda ser reconocido en la tierra! Amén. 

Lean aquí cómo pueden obtener la historia completa de Jesús Rey de Todas las naciones, su medalla y todos sus mensajes, oraciones y promesas, incluyendo la Novena a él, su Novena de Comuniones, la Coronilla de la Unidad, sus Letanías y la Consagración a María; Mediadora de Toda Gracia.

http://jkmi.w.siefusion.net/jesus-king-of-all-nations-1/the-journal-of-secretary

Lean aquí cómo pueden obtener el folleto Una Hora de Oración por la Vida, Paz y Protección con Jesús Rey de Todas las Naciones.

http://jkmi.w.siefusion.net/jesus-king-of-all-nations-1/an-hour-of-prayer-for-life.peace-and-protection-with-jesus-king-of-all-nations

Jesús dijo: "Yo deseo que esta Novena se rece en los nueve días anteriores a mi Fiesta de Cristo Rey, pero animo a las almas a rezar esta Novena en cualquier momento del año. Mis promesas serán concedidas siempre que sea rezada."

NOVENA DE LAS SANTAS COMUNIONES

Esta Novena consiste en ofrecer nueve Santas Comuniones consecutivas en honor de Jesús Rey de todas las Naciones. Jesús dijo: «Yo deseo que las almas fieles que abrazan esta devoción a mí… hagan una Novena de Santas Comuniones. Por lo tanto, ellas me ofrecerán nueve (9) Santas Comuniones consecutivas e irán a confesarse durante esta Novena, si es posible, en honor a mí como 'Jesús, Rey de Todas las Naciones'." (Apunte 220).

Jesús indicó que por "consecutivas", Él quiere decir nueve Comuniones, ininterrumpidas, uno tras otra, que las almas recibirían. No necesitan ser de nueve días calendario en una fila, sólo cada Comunión recibida, uno tras otra.

Los efectos poderosos y sin precedentes de esta Novena le fueron mostrados a la “sierva” de Jesús en una visión. Ella vio a Jesús contemplando al cielo. Él dio un mandato nueve veces y un Ángel vino a la tierra. Jesús explicó: "Mi hija, para aquellas almas que me ofrecerán [esta] devoción Yo mandaré un Ángel de cada uno de los Nueve Coros, uno con cada Santa Comunión, para proteger esta alma por el resto de su vida en esta tierra".

Jesús quiere que oremos la Novena por los demás y explica su necesidad en este tiempo: "Esta Novena puede ser rezada con sus promesas para otra alma, y esa alma también recibirá protección angelical adicional. Insto a mis fieles a ofrecerme esta Novena una y otra vez d tal modo que pueda seguir enviando a mis Santos Ángeles para la protección y asistencia de otras almas que no pueden hacerla por sí mismas. En los últimos tiempos el poder del enemigo ha aumentado considerablemente. Veo cómo mis hijos están necesitados, grandemente, de mi protección."

En su gran generosidad, Jesús concedió que, además de la protección angelical, uno puede tener una intención separada y sin relación con esta Novena. Él prometió: "Lo que pidan en esta Novena, si está conforme a mi Santísima Voluntad, seguramente se los concederé. Permitan que estas almas me pidan sin reservas."

 LETANÍAS EN HONOR A JESÚS REY DE TODAS LAS NACIONES

Jesús le dijo a su siervo: "Yo prometo... que todos aquellos que reciten estas Letanías mías morirá en mis brazos con mi sonrisa sobre ellos. Yo mismo, aparecerá a estas almas como 'Rey de Todas las Naciones' antes de su muerte." (Apunte 283).

Las respuestas de la Letanía se indican con la letra "R" y se realizan después de cada invocación.

La siguiente es, entonces, la Letanía en honor de Jesús, Rey de Todas las Naciones.

Señor, ten piedad de nosotros

Ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros

Ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros

Ten piedad de nosotros.

Dios, nuestro Padre Celestial, que has hecho firme para todas las edades el Trono de tu Hijo

 
Reina en nuestros corazones.

Dios Hijo, nuestra Víctima – Sumo Sacerdote, Verdadero Profeta y Soberano Rey


Reina en nuestros corazones.

Dios Espíritu Santo derrámate sobre nosotros con abundante novedad


Reina en nuestros corazones.

Santísima Trinidad, Tres Personas y Un solo Dios en la Belleza de Eterna Unidad


Reina en nuestros corazones.

¡Oh Jesús!, nuestro Rey Eterno

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Misericordiosísimo Rey

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, extendiendo a nosotros el Cetro Dorado de tu Misericordia


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, por cuya Gran Misericordia nos ha sido dado el Sacramento de la Confesión


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Amoroso Rey que nos ofreces tu Gracia Sanadora


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, nuestro Rey Eucarístico

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey predicho por los profetas

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey del Cielo y de la Tierra

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey y Gobernador de Todas las Naciones


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Deleite de la Corte Celestial

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, el Rey más compasivo haca sus súbditos


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey de quien procede toda autoridad

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, que con el Padre y el Espíritu Santo son Uno


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey cuyo Reino no es de este mundo

Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, cuyo Sagrado Corazón arde con amor por toda la humanidad


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey que eres el Principio y el Fin, el Alfa y el Omega


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey que nos has dado a María, la Reina, para ser nuestra querida Madre


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, que vendrás sobre las nubes del Cielo con Poder y Gran Gloria


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, a cuyo Trono estamos para acercarnos con confianza


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey que has hecho a María la Mediadora de Todas las Gracias


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey que has hecho a María Co Redentora, tu compañera en el Plan de Salvación 


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey que deseas curarnos de toda división y desunión


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey herido por la indiferencia de la humanidad


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey que nos das el bálsamo de tu amor con el cual consuelas nuestro corazón herido


Que podamos estar a tu servicio.

¡Oh Jesús!, Rey que eres el Gran Yo Soy dentro de nosotros, nuestro Manantial de Puro Deleite


Que podamos estar a tu servicio.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, Verdadero Soberano de todos los poderes terrenales


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, sometiendo bajo tus pies, los poderes del infierno, para siempre


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones,

Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, la Luz que está más allá de toda luz, iluminándonos en la oscuridad que nos rodea


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, cuya Misericordia es tan Grande como para mitigar los castigos que merecen nuestros pecados


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, reconocido por los magos como Verdadero Rey


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, el Único Remedio para un mundo tan enfermo


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, que bendices con la paz a las almas y naciones que te reconocen como Verdadero Rey


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, que misericordiosamente nos envías tus Santos Ángeles para protegernos


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, cuyo Príncipe Jefe es San Miguel Arcángel


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, que nos enseñas que reinar es servir


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, Justo Juez que separará los buenos de los malos


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, ante quien toda rodilla se doblará


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, cuyo Dominio es un Dominio eterno


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, Cordero que nos pastorearás


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, que después de haber destruido toda soberanía, autoridad y poder, entregarás el reino a tu Dios y Padre


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, cuyo Reino es sin fin


Te alabamos y te damos gracias.

Jesús, Rey de Todas las Naciones, cuya bondad hacia nosotros es inmutable y cuya fidelidad dura para siempre


Te alabamos y te damos gracias.

Padre Eterno que nos has dado a tu Unigénito Hijo para ser nuestro Redentor, un Verdadero Mediador y Rey Soberano


Ruega por nosotros.

Amoroso Jesús, Rey Soberano, que se humilló a sí mismo por amor a nosotros y tomaste la condición de siervo


Ruega por nosotros.

Espíritu Santo, Tercera Persona de la Trinidad, Amor del Padre y del Hijo, que nos santificas y nos das vida

 

Ruega por nosotros.

María, nuestra Reina y Madre, que medias ante Jesús en nuestro nombre


Ruega por nosotros.

María, nuestra Reina y Madre, por medio de quien todas las Gracias vienen a nosotros


Ruega por nosotros.

María, nuestra Reina y Madre, Joya Única de la Santísima Trinidad


Te amamos.

Santos Ángeles y Santos de nuestro Divino Rey

Rueguen por nosotros y protéjannos.





EL GRAN CASTIGO

EL 6 de junio de 2011, Jesús Rey de Todas las Naciones profetizó un Gran Castigo a punto de caer sobre este mundo pecaminoso a fin de "corregir la conciencia de la humanidad como un todo". Este castigo será un acto de su Justicia Perfecta atemperada por su Infinita Misericordia. Él dijo:

Mi Corazón Eucarístico, Majestuoso y Sagrado que arde como una conflagración del Amor Divino por la humanidad que insta en la Misericordia, no obstante, la pesadez de los pecados de la humanidad obliga a que mi Perfecta Justicia sea derramada...

Hasta que el corazón del hombre cambie, el mundo no cambiará y no podrá cambiar. Mayores y mayores serán las catástrofes de la naturaleza que se rebela por sí misma contra la maldad de los hijos de los hombres. La tierra se retuerce en el horror por el peso de la corrupción e inmundicia que soporta. Ella clama por justicia contra sus habitantes.

La violencia, las guerras y el odio crecerán aún más hasta que finalmente la humanidad traerá sobre sí misma un Gran Castigo, luego seguirán El Castigo que caerá directamente del Cielo. Mis Advertencias ¡Oh mi pueblo! Apártense de sus caminos pecaminosos antes de que sea realmente demasiado tarde.

Abracen mi Devoción de Jesús, Rey de Todas las Naciones porque ésta es una Gran Gracia dada por Dios para estos  los tiempos más peligrosos. Dentro de ella están contenidas las Joyas de todos los tipos de gracia dadas a través de la mediación de mi Inmaculada Madre. Las Gracias de Perdón, sanación y renovación de mentes y corazones. ¿Por qué mi pueblo no está aprovechando este regalo mío? (Apuntes 366, 372, 375-376).

 

  

Print Friendly